Desde las Antípodas

Australia for the Australians

English

“Australia for Australians” is a political pamphlet published in 1889. Its author was A.B. Paterson, writer, poet and journalist; a very ‘patriotic’ and nationalist exclusive character. In a paragraph of the first chapter he said:

“Often the people allege, especially the ‘upper’ classes, that our labouring population are too well off. That are too independent, that these people with its eight labour hours and holidays, the colony will never advance until we get cheap and reliable labour. This idea is founded in a hideous ignorance of the most simplistic rules of the political economy. Cheap labour means degradation of the community, and no country has ever been prosperous and happy for reasons of labour being cheap; to be exact, the case has always been the contrary. High wages have always, everywhere, meant prosperity, and low wages have meant bad times.”

Already in that time, Peterson maintained that Australia was the most prosperous country in the world. And that no country had it so easy. But this proved, not to be as prosperous as they really could, or the right to be so. That they were far from being, for reasons that each pair of hands should always have a job, and well paid. That poverty, and the enforcement of well-meaning people, to unemployment, should be unknown. Yet he found people constantly seeking work in vain. That young people were the hardest hit. That he considered absurd to build up the population in the cities. And less reasonable in a country as extensive as Australia.

I believe that you all will agree with his words, but in recent times, more than a hundred years later, his worries return to be current. With the difference that today cheap workforce is imported and the production is exported.■

 Español

“Australia para los australianos” es un panfleto literario político publicado en el año 1889. Su autor era A.B. Paterson, escritor poeta y periodista, un personaje muy ‘patriota’ y nacionalista excluyente. En un párrafo de su primer capítulo decía:

«A menudo la gente alega, especialmente las ‘clases’ altas, que la populación trabajadora vive demasiado bien. Que son demasiados independientes, esa gente con sus ocho horas laborales y vacaciones, la colonia (se refería a Australia, colonia británica) nunca avanzará hasta que se obtengan mano de obra barata y fidedigna .

Esta idea está fundada en una inicua ignorancia de la más simples reglas de la economía política. La mano de obra barata significa degradación de la comunidad, y jamás país alguno ha sido próspero y feliz por razones de mano de obra barata; si no que para ser exacto lo contrario ha sido siempre el caso. Salarios altos en todas partes siempre han significado prosperidad, y salarios bajos han significado malos tiempos.»

Ya en eso tiempos, Paterson mantenía que Australia era el país más próspero del mundo. Y que ningún país lo tenía tan fácil. Pero que ello no probaba que fuesen tan prósperos como realmente podrían, o el derecho de, serlo. Que estaban muy lejos de serlo por razones de que cada pareja de manos debería siempre tener un trabajo bien pagado. Que la pobreza, y la imposición al desempleo de personas bien intencionadas, debería ser desconocido. Que veían como constantemente estos buscan trabajo en vano.  Que los jóvenes eran los más perjudicados. Que consideraba absurdo acumular la populación en las ciudades. Y más en un país tan extenso como Australia.

Creo que todos estaréis de acuerdo con sus palabras, pero en los últimos tiempos, más de cien años después, sus preocupaciones vuelven a ser actuales.  Con la diferencia de que hoy se importa mano de obra barata y se exporta la producción.■

 

The changing face of Australia

Sí, Australia sigue cambiando su cara constantemente, incluyendo su dependencia.

Unos compañeros australianos comentaban la necesidad de los EEUU pues temen a Asia, especialmente a China la cual se desarrolla con la ayuda de las inversiones foráneas, incluidas inversiones australianas, buscando aprovecharse de su barata mano de obra. Hoy en día difícil será encontrar en Australia un producto manufacturado localmente. También mis compañeros consideraban China como la principal amenaza. China es el mayor cliente de materiales primarios, como la minería, de Australia. No nos faltan los $2 «shops». Lo de los $2 no son exactamente, hay que andarse con vista, otros productos que venden valen más y pueden llegar ser más caros que en otros establecimientos.

 Cuando los gobiernos nos hablan de reducir el presupuesto bélico no debemos creerlo, ninguno lo hace, lo que hacen es destinar el dinero a otros servicios para la misma causa. Australia examina qué submarinos va a necesitar (12) dependiendo de dónde le puedan venir las amenazas. Las opciones incluyen actualizar los que tiene, pasados de moda. Otra opción seria construirlos exclusivamente en Australia, más caro. Y otra, más barato, serían los submarinos existentes en el mundo entre los cuales incluyen los españoles S-80 Navantia como una posibilidad.

La unión de sindicatos australianos ACTU, influenciados por los planes del multibillonario Warren Buffet y el presidente Barack Obama, debaten reformas en las que incluyen relajar la presión de los impuestos a las clases sociales bajas y medias encaminándolas hacía las altas.

Desde la Antípodas

No piensen que Australia no está sufriendo la crisis mundial. Ocurre que las cosas van según lo quieran poner los medios que no dan la campanada. Se nota la pobreza y hay a quien le resulta muy difícil encontrar trabajo y los salarios ya no son los mismos de un pasado. Por otra parte los trabajos cada vez más son temporales. Los sindicatos lo saben bien, por que influye en su propia caída: disminuyen sus miembros. Con todo eso no se piense que los nuevos australianos no son concientes del significado de la conveniencia de sindicarse, pero tropiezan con muchos inconvenientes el hacerlo. Y ¿cómo sabemos qué desempleo real tenemos si la gente no se registra porque difícil sería calificarse para cobrarlo y existe el miedo a perder su privacidad?: Sus ahorros que les obligan a declarar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *